Síguenos en nuestras redes sociales

Por: Diana Mazara
diana@santodomingocorre.com

Entre los planes de entrenamiento que ejecuta un deportista o corredor, es necesario habilitar un espacio para el descanso. Esta sincronía es lo que le brindará a quien ejerce la actividad física, el beneficio de no sentirse agotado, y por ende lo encaminará al éxito en las metas que se ha propuesto.

Javier Serrano afirma en "El manual del buen corredor", que en el caso de incumplir un plan de entrenamiento, conviene hacerlo antes por defecto que por exceso, “tampoco conviene esperar a que el cuerpo dé señales de estar exhausto para llevar a cabo estos descansos que, de ninguna manera, implican renunciar al ejercicio físico; todo lo contrario, se pueden aprovechar las pausas marcadas por el plan de entrenamiento para practicar otras disciplinas deportivas como la natación o la bicicleta, que permiten al cuerpo seguir entrenando, al tiempo que las articulaciones y los músculos o tendones más sobrecargados reposan y se recuperan”.

¿Cómo lograr el equilibrio?

Recurrir ocasionalmente a los servicios de fisioterapeutas o a tratamientos de hidroterapia puede constituir también una opción muy saludable durante los periodos de descanso.

También, es necesario destacar la importancia del sueño, como una necesidad biológica que permite restablecer las funciones psicológicas esenciales para el pleno rendimiento del organismo. En el caso del deportista, son necesarias entre siete y nueve horas diarias de sueño, siguiendo siempre unos horarios regulares.

Debe tenerse en cuenta también que la actividad física debe acabar de cuatro a seis horas antes de acostarse, debido a su efecto excitante, que puede impedir conciliar el sueño.

Es recomendable que dividas tus entrenamientos inteligentemente para maximizar los días de entrenamiento sin perjudicar la recuperación. Nunca deberías entrenar intensamente en días consecutivos, ya que puedes necesitar una media de 48-72 horas para recuperarse completamente del ejercicio intenso.

Siempre escucha a tu cuerpo, si tienes un cansancio muy grande por haber trabajado duro, no es conveniente que entrenes porque puedes lesionarte más fácilmente de lo que crees. Que descanses un día extra que no estaba en tus planes no te va a arruinar todo el trabajo constante que llevas hecho. Teniendo en cuenta estas recomendaciones, es más fácil que puedas mantener un buen ritmo de entrenamiento de 5 a 6 días a la semana.

Fuentes:

-Manual del Buen Corredor, Autor: Javier Serrano, año 2015.

-Estudio VI CinfaSalud- Percepción y hábitos de los corredores españoles, marzo 2017.

 

Mira nuestra revista impresa

Buscar