Síguenos en nuestras redes sociales

Diana Mazara
diana@santodomingocorre.com

Cada día es mayor la cantidad de personas que se motivan hacer algún tipo de actividad física. Esa afinidad ha desencadenado que los aficionados al deporte busquen alcanzar el mayor rendimiento en sus entrenamientos, creyendo que cuanto más entrenan, mejores resultados obtendrán y desatando como consecuencia el sobreentrenamiento.

El síndrome del sobreentrenamiento, como se le conoce, es descrito como un estado fisiológico causado por una acumulación excesiva de estrés fisiológico, psicológico, emocional, ambiental y químico que conduce a una disminución sostenida en el rendimiento físico y mental, y que requiere un período de recuperación relativamente largo. Así lo describe Guillermo Peña, entrenador especialista en Running y Trail Running, quien asegura también que “el sobreentrenamiento usualmente es el resultado del desconocimiento de un entrenamiento mal planificado con períodos de entrenamiento muy intensos y descansos escasos o insuficientes”.

El síndrome de sobreentrenamiento consta de 3 etapas:

• Sobreentrenamiento Funcional, aquí los síntomas y signos son muy leves pero indican que un sobreentrenamiento puede estarse iniciando.

• Sobreentrenamiento Simpático, está asociado a desbalances nerviosos, hormonales y mecánicos específicos que causan ciertos signos y síntomas.

• Sobreentrenamiento Parasimpático, que viene a ser la etapa final del sobreentrenamiento que se asocia con el agotamiento de ciertos factores nerviosos y hormonales.

También, el especialista y entrenador enumera algunos de los síntomas que un atleta con esta condición puede experimentar:

1.      Dolores musculares anormales y prolongados.

2.      Tu rendimiento está bajando.

3.      No mejoras marcas.

4.      Te cansas más de lo usual.

5.      Los latidos te aumentan más de lo normal (incluso estando en reposo).

6.      A pesar de estar “cansado” se te hace difícil dormir.

7.    Tu sistema inmune se decae, con lo que te empiezas a enfermar de una manera más frecuente.

8.      Falta de apetito.

9.  Puede incluso influir a niveles psicológicos, teniendo sensaciones de: Irritabilidad, pérdida de interés en ir a entrenar un día y apatía.

Supercompensación una alternativa efectiva pero su mal uso puede producir sobreentrenamiento.

A decir por el experto, Guillermo Peña, la supercompensación es el proceso por el cual el organismo supera el nivel de rendimiento que tenía previamente a la aplicación de un estímulo de entrenamiento. Es decir, “si conseguimos aplicar un estímulo (sesión de entrenamiento) adecuado, que produzca un nivel tolerable de fatiga (estrés positivo para el cuerpo) y posteriormente proporcionamos a nuestro organismo un periodo apropiado de recuperación, seremos capaces de superar el nivel de rendimiento que teníamos antes de aplicar el estímulo de entrenamiento”.

Se trata entonces de estresar al cuerpo lo justo, pero suficiente, para que se tenga que adaptar a ese estrés o estímulo que se le ha dado y se haga más fuerte. De esa forma será más efectivo el progreso del atleta sin que recaiga en un estancamiento.

¿Cómo prevenir y cambiar el sobreentrenamiento por supercompensación?

Según la recomendación del coach, lo mejor para evitar el sobreentrenamiento es contar con un plan de entrenamiento adecuado, que se ajuste a tus necesidades y sobre todo a tus posibilidades. Un correcto plan de entrenamiento ayudará a mantener el sobreentrenamiento alejado.

Conociendo lo que es el proceso de supercompensación, es bueno resaltar que hay dos tipos de descansos: pasivo y activo. El pasivo es el que no haces nada, el activo es el que haces la actividad física bien suave. Como no puedes entrenar intenso todos los días, deberás tener descanso activo o pasivo para que se produzca el proceso de supercompensación. Por eso, es imprescindible controlar las cargas de los entrenamientos y los periodos de recuperación.

Pero, te preguntarás: ¿cómo puedo tener un descanso activo? La respuesta es simple, corriendo a un ritmo “suave”, “este paso conocido como Long Run Pace (Ritmo de larga distancia o LRP), básicamente es un ritmo suave que puedes correr constante y continuamente por mucho tiempo, aunque no vayas a correr por más de 10 km”, concluye el experto.

Guillermo José Peña Pujols.

Entrenador principal de “Ponte en Forma RD”. Es entrenador especialista en Running y Trail Running. Entrenador en Triatlón, Medio Ironman e Ironman. Avalado por: American College of Sports Medicine y American Society of Exercise Physiologists.

 

Mira nuestra revista impresa

Buscar