Síguenos en nuestras redes sociales

En 2014 la atleta estadounidense Alysia Montaño impactó a los espectadores del campeonato Nacional de atletismo de Estados Unidos al terminar –en última posición– la carrera de 800 metros lisos embarazada de ocho meses. Tres años más tarde Montaño repetía la experiencia, aunque esta vez en su quinto mes de gestación. Ambas hazañas le valieron el apodo de Wonder woman. Meses después Serena Williams ganaba el abierto de tenis de Australia –su 23 Gran Slam individual– con un feto de ocho semanas creciendo en su vientre. En el último año hastags como #fitmom o #mamafitness han conquistado las redes sociales acompañados de imágenes de mujeres en avanzado estado de gestación, que durante el embarazo practican deportes que van más allá del típico yoga (o pilates), la natación o los largos paseos

La recomendación más común entre los ginecólogos es el reposo y el ejercicio moderado, muy moderado. “El deporte indicado para las embarazadas es caminar, nadar y otros ejercicios como el pilates. Levantar pesas, correr o hacer ejercicio más intenso es una barbaridad”, apunta el ginecólogo de la clínica Ruber Internacional Juan Vidal. Entre las contraindicaciones que señala el doctor Vidal está la prematuridad del parto, con todos los problemas que esto conlleva tanto para la madre como para el futuro bebé.

Sin embargo, otros profesionales como el doctor Ángel Gutiérrez, especialista en medicina deportiva y autor –junto a la ginecóloga Olga Odón– de un estudio auspiciado por la Universidad de Granada sobre la incidencia del deporte durante la gestación, difiere completamente. “Muchos de los ginecólogos actuales son muy conservadores y por eso no recomiendan el ejercicio intenso durante el embarazo”,. “Hay que tener en cuenta que no hace tanto tiempo nuestras abuelas trabajaban en el campo y en lo que hiciera falta, durante el embarazo como en el posparto. Y nadie consideraba que eso fuera peligroso, ni para ellas ni para el bebé”, puntualiza.

Otros estudios sobre el mismo tema, como el realizado por la Universidad Politécnica de Madrid junto con la Universidad Western Ontario (Canadá), dan la razón a Gutiérrez. Según las conclusiones de esta investigación, publicadas en la revista European Journal of Obstetrics & Ginecology, se demostró que el ejercicio físico durante la gestación no solo no es perjudicial, sino que acorta el tiempo del parto. Después de estudiar a una muestra de 508 embarazadas divididas en dos grupos los resultados demostraron que practicar deporte adaptado durante la dulce espera puede reducir hasta en 50 minutos la duración del mismo.

¿Significa esto entonces que todas las embarazadas deben ponerse a hacer CrossFit y a correr 10 kilómetros todas las tardes? “Desde luego que no”, apunta. la Dra. “Si no has hecho ejercicio nunca y te quedas embarazada, deberías empezar a ejercitarte. Pero siempre dentro de tus posibilidades, de tu capacidad física y de tu estado durante la gestación”,Para ello, lo mejor es ponerse en manos de profesionales. Cada vez son más los gimnasios que ofrecen planes de entrenamiento para mujeres embarazada.

¿tu que esperas para comenzar a ejercitarte?

Fuente: El Pais.

Mira nuestra revista impresa

Buscar