Jogging, la ruta hacia una vida mejor

Realmente, para quien aspiran a tener una buena condición física y una mejor calidad de vida, no existe una vía tan sencilla como la de calzarse unas zapatillas adecuadas y salir a correr. El jogging es fuente de bienestar y salud. Es impresionante que una práctica deportiva sea tan económica y al mismo tiempo tan provechosa.
 
El jogging es una práctica muy saludable. El equipamiento es mínimo: además, de las zapatillas, calcetines, un par de prendas deportivas y si es posible un cinturón para hidratación y un eficiente cronómetro.
En lo que se refiere al sitio para practicar el jogging, en realidad puede ser cualquier parte: parques, pistas, calles y caminos. Lo único que se requiere es tener espacio para correr y el deseo de esforzarse en ello al máximo.
 
Mejora la calidad de vida
No existe un deporte aeróbico tan positivo como el jogging. Cualquier persona lo puede practicar y desde hace mucho tiempo ha sido la clave para la mejora de vida de millones de personas.
Pero hay que seguir ciertas pautas, algunas recomendaciones generales para aprovechar al máximo las ventajas de esta actividad física.
Pautas y recomendaciones
Por ejemplo, al practicar jogging la velocidad no debe de ser lo más importante, sino más bien, recorrer la mayor distancia posible, aun con un ritmo lento de carrera. Uno de los objetivos que deben seguirse en el jogging es mejorar la capacidad aeróbica, es decir, contribuír al correcto funcionamiento del sistema cardiovascular. Correr no hace crecer los músculos, pero sí disminuir los niveles de grasa. Y esto ayuda en beneficio del embellecimiento corporal.

También es importante, antes de correr, llevar a cabo ciertos ejercicios de calentamiento. Nunca hay que entrenar con los músculos entumecidos: se requiere de por lo menos cinco minutos de trabajo para los músculos grandes de las piernas para evitar lesiones y calambres al correr.
Hay que entrenar con una marcha a ritmo rápido a lo largo de los primeros 5 o 10 minutos para ejercitar los músculos. Luego conviene aumentar el ritmo de marcha durante los 15 minutos siguientes para dosificar el esfuerzo y que el cuerpo asimile el ejercicio de manera adecuada. A fin de que la practica del jogging sea plena, hay que llevar a cabo por lo menos una hora de carrera, dos o tres veces a la semana.
 
Si se desea aumentar la intensidad y el nivel del entrenamiento de jogging, se puede incrementar progresivamente el tiempo de carrera, hasta llegar a la hora y media. No obstante, este paso sí se recomienda realizarlo bajo supervisión médica.

Subscríbete a nuestro Newsletter