Una buena hidratación es fundamental para correr.

 
Una correcta hidratación permite que los líquidos del cuerpo realicen varias tareas fundamentales para la práctica del running, o cualquier ejercicio. La deshidratación provoca que nuestras células trabajen mal e ineficazmente, aumenta nuestra frecuencia cardiaca y la temperatura corporal, el volumen de sangre se reduce por lo que disponemos de menos sangre para transportar oxígeno y glucosa por el cuerpo.
 
¿Cuánto tiene que beber un corredor? Generalizar siempre es difícil ya que intervienen muchos factores pero resulta muy útil tener una pauta e ir adaptándola a nuestras necesidades.
 
Tabla básica de hidratación
 
  • Cada día. Hay que beber un mínimo de 2,5 litros diarios (unas 3/4 partes debe ser agua)
  • Antes de correr. Medio litro, aprox., unas dos horas antes de correr, sobre todo antes de carreras o entrenamientos largos. Quince minutos antes una botella pequeña (225ml) de agua o bebida isotónica (si se trata de una carrera o entrenamiento de más de una hora de duración).
  • Mientras corremos. debemos de ir bebiendo cada media hora como máximo, tragos pequeños de agua intercalados con bebida isotónica a partir de la hora.
  • Después de correr. Importantísimo! nada más terminar la carrera debemos de hidratarnos con 225-450ml de agua y/o bebida isotónica.
Fuente Externa.

Subscríbete a nuestro Newsletter