Comiste mucho en Navidad?.. Desintoxícate!!

Las dietas de desintoxicación se hacen con la intención de limpiar al cuerpo de los ´productos de desechos y las toxinas que pueden acumularse a partir de una alimentación alta en azucares, grasas y alcohol.
Si en estas fiestas la pasaste con el turrón, el pan dulce y el Whisky, sigue estos pasos para que tu cuerpo vuelva a estar listo para entrenar.
 
Aumentar el consumo de frutas y verduras
Una dieta de desintoxicación consiste principalmente en incorporar frutas y verduras. Son bajas en calorías, tienen muy poca grasa, no tiene  azúcar agregada y son ricas en nutrientes esenciales. También son una fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, que ayudan a prevenir y a proteger contra ciertos tipos de enfermedades.
Ayudan también a la eliminación de toxinas a través del mismo cuerpo. Incluya frutas y verduras en cada comida y merienda durante todo el día.
 
 Tomar mucha agua
El agua debe ser la bebida principal en la dieta de desintoxicación, ya que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo. No tiene calorías, no tiene grasa ni azucares. El agua empuja los materiales de desecho y los alimentos no digeridos a través del tracto digestivo para eliminarlos.
Deben consumir por lo menos ocho o diez vasos al día. Otros líquidos como infusiones y caldos claros también contribuyen al consumo diario de agua.
 
Aumentar el consumo de fibras
Hay que incluir alimentos ricos en fibras. La fibra es esencial para la regulación del sistema digestivo, ayudando al cuerpo a deshacerse de los residuos acumulados, como los alimentos no digeridos que pueden residir en el tracto digestivo, provocando dolor de barriga. Las frutas y las verduras son ricas en fibra, al igual que el arroz integral, avena y algunos víveres como el ñame y guineo verde.
 
Descartar algunos alimentos
Deben eliminar los alimentos como, las galletas dulces, chocolates, postres y cualquiera que contenga grandes cantidades de grasas y azucares. Reducir el consumo de productos lácteos y animales durante la desintoxicación.
Las grasas y proteínas son más difíciles de digerir, lo que mandara un mayor trabajo para el hígado y los riñones, además de hacer más lento y largo el proceso.
 
 Fuente: Atletas.info

Subscríbete a nuestro Newsletter