Descubre como cargan las pilas los triatletas élites en el desayuno


 
 
La planificación de un triatlón comprende varias áreas. Un buen entrenamiento no es solo necesario, sino que se antoja imprescindible. Una estructuración táctica, también.
 
Del mismo modo, una nutrición inadecuada puede dar al traste con todos nuestros esfuerzos. Por contra, una buena alimentación hará que nuestros entrenamientos sean más sencillos de afrontar y sus resultados mejores.
 
¿Cuántas veces has escuchado que el desayuno

es la comida más importante del día? Por eso, los triatletas del BH Team nos desvelan su desayuno habitual para afrontar una sesión de entrenamiento.


 
Catriona Morrison
Antes de entrenar me tomo…
Para desayunar, en el caso de que tenga planificada una larga sesión y, por tanto, necesite   mucha energía, suelo comer avena con miel, plátanos y almendras.
 
Si tengo un entrenamiento más corto o mi intención es ponerme a entrenar muy poco  tiempo después del desayuno, apuesto por cosas más fáciles de digerir como tostadas de pan casero con miel, mantequilla de almendra o mermelada.
 
¿Por qué estos alimentos?
Las dos posibilidades de desayuno que he señalado, que dependen de la duración de la sesión y el comienzo de la misma, aportan toda la energía que necesito y, a la vez, me permiten afrontar la preparación sin estar con el estómago pesado.
 
Hektor Llanos
 
Antes de entrenar me tomo…
Si el entrenamiento es muy temprano y no me da tiempo a desayunar bien, tomo algo ligero para engañar al estómago, como un yogur (de soja), una pieza de fruta o una tostada.
 
… Y después de entrenar como…
Eso sí, después de entrenar completo ya un desayuno en toda regla.
Uno de mis desayunos tipo sería:
Fruta (300-400g).
Leche de soja (200-400g).
Cereales (de cultivo biológico y sin azúcar) 75-100g.
Pan con aceite de oliva.
Ocasionalmente, un café.
 
¿Por qué estos alimentos?
Este desayuno cumple con todos los nutrientes necesarios para empezar bien el día.
 
Nicholas Ward
 
Antes de entrenar me tomo…
El desayuno varía mucho en función del entrenamiento que tenga por la mañana y el resto del día.
 
Muchas veces, si tengo un entreno temprano y no muy largo o fuerte, apenas desayuno antes de esa sesión. En ocasiones me vale con un café y un plátano o barrita energética.
 
… Y después de entrenar como…
Cuando regreso de esa sesión, me gusta desayunar ya en condiciones, pero siempre alimentos sanos, bajos en grasa y con mucha variedad: Mezcla de cereales integrales (avena, muesli, weetabix, corn flakes, etc..) con algo de miel y leche de soja o leche desnatada. Fruta variada o zumo de fruta variada y recién exprimida con algo de proteína en polvo: Kiwi, Naranja, plátano, etc.. Café solo (americano) y algo de pan integral tostado con embutido sano o huevo para tener algo de proteína (pechuga de pollo, pavo, queso blanco o bajo en grasa) Algo de mermelada o nutella.
 
¿Por qué estos alimentos?
Si tengo una sesión fuerte o larga por la mañana y desayuno antes de salir, doy prioridad a los cereales, una pieza de fruta y un café solo, o sea, algo menos de cantidad para no salir con la barriga llena.
 
En resumen, tengo tanta variedad de desayuno porque lo llevo a cabo en función del tipo de entrenamiento que vaya a realizar ese día y que me pedirá más o menos alimentos.
 
Fuente: DiariodelTriatlon.es

Subscríbete a nuestro Newsletter