Lesiones en el Tendón de Aquiles

Antes de comenzar es importante tener presente la siguiente definición: -Tendón: estructura fibrosa que une un hueso con un musculo.


 
Nuestro cuerpo a pesar de ser una estructura muy fuerte y resistente puede sufrir algunas alteraciones. Entre cada una de las actividades que realizamos cada día, nuestro cuerpo se desgasta ocasionando algunas lesiones como las del tendón* de Aquiles (el cual se encuentra en la parte posterior de la pierna, llegando hasta la parte posterior del pie) que pueden presentarse en cualquier momento. En los últimos años se ha incrementado este tipo de alteraciones ya que de todas las lesiones deportivas el 20 ó 30 porciento son de este tipo.

Las mujeres presentan con mayor frecuencia esta lesión; la edad de desgaste es a partir de los 30 años ya que se empieza a degenerar este tendón, o por seguir la moda ya que usan tacones altos haciendo que se tense mucho el tendón, también se presentan por ser “deportistas de fin de semana” es decir, por no realizar un calentamiento adecuado, o no ser constantes en la práctica de alguna actividad deportiva.
 

El tendón de Aquiles puede tener varias patologías entre las cuales se encuentran:

• Tendinitis: Inflamación del tendón.
• Tendinosis: Degeneración del tendón. 
• Bursitis: Inflamación de las bursas las cuales son bolsas llenas de líquido que se encuentran entre los huesos y el tendón, ayudando a éste a deslizarse con mayor facilidad. 
• Ruptura del tendón de Aquiles: Desgarro de la parte posterior de la pierna.



Causas de las lesiones del tendón de Aquiles: 
• Sobre uso y exceso de extensión del tendón. 
• Practicar deporte sólo ocasionalmente. 
• Rotación excesiva del pie hacia adentro (pronación). 
• Traumatismo (golpe en el tendón). 
• Uso de un mal calzado (que se presenta por no saber comprar uno adecuado, ya que éste debe de cumplir con características como: que su suela no sea rígida, doblarse donde se flexionen los dedos; en las mujeres no debe de elegirse un calzado con un tacón muy alto debido a que el tendón se mantiene tenso, lo que incrementaría la posibilidad de producir una lesión. 
• Arcos de los pies demasiados altos (los arcos son estructuras que distribuyen peso por todo el pie y éstos nos ayudan a caminar, correr o saltar). 

Síntomas de lesiones en el tendón de Aquiles:
• Hinchazón en el lugar de la inflamación. 
• Limitación dolorosa de la flexión dorsal del pie (el pie no puede estirarse o llevarse hacia atrás). 
• Dificultad para caminar. 
• Dolor repentino 
• Dificultad para apoyarse sobre los dedos de los pies (de puntas) 
• Sensación de rotura. 
• Cómo prevenir lesiones del tendón de Aquiles
Las lesiones en el tendón de Aquiles se pueden prevenir realizando un calentamiento adecuado antes de comenzar una práctica deportiva, tratar de buscar un calzado cómodo, ser constantes al realizar una actividad deportiva y tratar de hacer estiramientos diarios en este tendón.
• Para cualquier deportista lo que se tiene que realizar antes de comenzar alguna actividad física es un previo calentamiento, ya que éste ayudará a prevenir lesiones al igual que a preparar física, fisiológica y psíquicamente para comenzar una actividad de mayor intensidad que la que se hace normalmente.

Fuente: Revista Atletas

Subscríbete a nuestro Newsletter