Biomotor Training en el Running.

Por Jorge Paredes 
Head Coach Track Coaching
USA Track and Field & USA Triathlon, TP Coach
USOC  SafeSport

En el atletismo existen 5 pilares marcados por las ciencias del deporte como  responsable del desarrollo y formación del atleta.  Velocidad,  resistencia, fuerza, coordinación y flexibilidad, estos son  los 5 fundamentos que forman el aparato biomotor del atleta.

El running es una tendencia en crecimiento en todo el mundo, con este crecimiento  también crece la comunidad de atletas amateur, master  que deciden ir  dominando las distancias (5,10,21,42k) ,  enfocando el entrenamiento en velocidad y resistencia para mejorar sus  marcas personales, pero dejando fuera  del plan de formación los  trabajo de fuerza, coordinación y flexibilidad.   

El biomotor  training  es lo que permite  un buen desarrollo del atleta a través del tiempo, logrando transformar lo deficiente en eficiente, por esta razón es un impulsador del rendimiento.

La exclusión  de la fuerza, coordinación y flexibilidad de un plan de formación (entrenamiento) en el running , es una de las principales barreras que enfrenta el atleta, uno de los  indicadores de  déficit de fuerza son los limitadores fisiológicos “Biomecánica deficiente o anormal”, estos limitadores  son muy visibles durante la corrida, provocando que aparezcan  las lesiones musculares, se tiende a  cargar un  lado del cuerpo  más que otro o  un musculo  más que otro, debido a la descompensación  muscular  en la ejecución de la marcha “corrida”.

Este déficit  de fuerza es notorio  en  la postura y en cada contacto  del pie con el suelo durante la corrida, cuando  el atleta  presenta este déficit  difícilmente mantendrá una postura  erguida y aerodinámica,  produciendo  con esto un mayor gasto energético para poder mantener la ejecución de la marcha y una recuperación post entrenamiento deficiente.

 Para desarrollar este tipo de fuerza “fuerza neuromuscular”  del aparato Biomotor en el atleta no es indispensable el trabajo de fuerza  en el Gimnasio “puede ayudar” , pero   es más beneficio trabajar ejercicios de potencia  en lomas y grama,  además  de trabajar  en fortalecer el  core.

La coordinación y  la flexibilidad son inseparables e indispensables,  deben  ser  trabajadas  en conjunto todo el tiempo, ya que son regresivas, se pierden  fácilmente si se deja de trabajar dentro del entrenamiento. Son responsables de lograr una marcha eficiente en el atleta, la coordinación se encarga de transferir la fuerza que producen los músculos  y la flexibilidad a realizar un óptimo desplazamiento durante la ejecución de la marcha.

A veces se  puede observar en algunos atletas mientras corren  brazos encogidos,  balanceo hacia los lados,  rigidez en las piernas durante la zancada, mucho tiempo de contacto con el suelo “arrastrar los pies”, entre otro,  estos son algunos  indicadores de deficiencia  de coordinación y flexibilidad.

Ya que con frecuencia se trabaja la velocidad y resistencia  en el entrenamiento, integrar  como parte del plan de formación,  el trabajo de fuerza, coordinación y flexibilidad  ayudará al atleta  a  un mejor desarrollo de la eficiencia de la marcha y con esta eficiencia  habrá una mejora significativa en las marcas personales.

Sugerimos desarrollar el aparato biomotor en el atleta  con trabajo de  Drills entre 1-3 veces por semana,  siempre considerando la condición física y  limitadores fisiológicos en el atleta, de esta forma se puede enfocar  cada  sección de Drills en superar estos limitadores. 

Subscríbete a nuestro Newsletter