En la nobleza de los corredores esta la grandeza del Parque.-

Por Jorge Chaljub
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siempre decimos que los dominicanos somos nobles, serviciales y grandes seres humanos. Corriendo me he dado cuenta que la mayor manifestación de estos atributos uno las ve en el asfalto.

Viviendo, lamentablemente, en un momento donde la delincuencia y lo mal hecho son protagonistas de las noticias. Es como si el Parque estuviera ajeno a lo mal que va nuestra sociedad.

Pongámonos a pensar. ¿En que otro lugar usted deja la llave de su vehículo con un vendedor?, ¿pone una neverita o bebidas hidratantes sobre su vehículo y se va despreocupado porque sabe que ahí estarán? O sencillamente, ¿En qué parte del mundo recibes un empujón de apoyo o una pregunta sincera “¿Cómo vas?” O “¿te sientes bien?” de alguien que no te conoce?

El fin de semana pasado, con el Madrugador, personalmente fui testigo de la nobleza de los corredores.

Ver personas acompañar a otros por incontables kilómetros, sentir que se te dobla la voz y un nudo en la garganta al ver completar a tantas personas su primer maratón. Salir corriendo detrás de alguien que ni siquiera conoces porque se pasó del punto de hidratación y no alcanzo a tomar agua. Esas son solo algunas de las cosas que a mí me recordaron lo especial que somos los corredores.

Desde el inicio el evento fue emotivo, ver tantos valientes, a falta de una mejor descripción, salir a enfrentar 30 y 42 kilómetros. A quien eso no le emociona o lo pone nervioso, debe revisar si sigue latiéndole el corazón.

Entre ver compañeros completar sus metas y gente llorando de felicidad. Un señor en silla de ruedas tratando de cumplir el mismo reto, que los que tenemos la bendición de poder caminar.

Para mí el mejor momento y el que le da más fuerza al título de este escrito, fue ver cruzar la meta al amigo Peter Moronta.

Junto a sus compañeros de entrenamiento, algunos que nos quedamos ahí hasta verlo llegar. El detalle de los organizadores de hacerle saber a Peter, cuando le restaban cuando menos 7-8 kilómetros, que su medalla lo esperaba.

Esa es la nobleza que solo se encuentra en el Parque Mirador y que los corredores llevamos dentro.

Amigos, que no se pierda esa nobleza. Esa conciencia que se toma al pisar el parque llevémosla con nosotros siempre. 

Foto: Locorredores 

Subscríbete a nuestro Newsletter