Cuando la mujer corre mejor que el hombre.-

Por: Jorge Chaljub
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desde muy joven siempre he escuchado que el hombre debe estar con una mujer que le sume, que lo represente. Mientras que la sociedad machista en la que vivimos nos dice otra cosa. “Que aporte, pero nunca más que el hombre”.

Afrontémoslo, vivimos en un país donde aún quedan hombres que entienden que la mujer debe limitarse solo a la cocina, donde si una mujer gana más dinero que un hombre pone en peligro su relación.

Se imaginan que pasa cuando ambos son corredores y es la dama quien tiene mejores tiempos que el caballero.

Pues pasa lo que la naturaleza manda. Que las veamos como inspiración y sirvan para empujarnos a más.

“Tengo un amigo”, al que le pasa eso. Su novia, es una corredora comprometida con sus entrenamientos, responsable con las distancias. Si corresponde hacer 10 kilómetros, los hará cueste lo que cueste, sin importar si está en sus días o si le duelen las pantorrillas. Si hay que despertarse a las 4:30am, aunque no pase una buena noche, le es imposible encontrar una excusa para saltarse ese fondo.

Entrenan juntos y hasta de los calentamientos hacen sanas competencias, de ver quien completa mayor distancia en el tiempo que se establecen, completan sus fondos y de inmediato llega la pregunta, “¿Qué tiempo hiciste?” o “¿Cómo te fue?”, no solo para saber cómo se sintieron corriendo, sino para comparar sus ritmos y ver quien lo hizo mejor.

Lo cierto es que este amigo, admira a su novia por todo esto, porque la misma responsabilidad, compromiso y entrega que pone en sus entrenamientos, los pone en el día a día. Esa debe ser la enseñanza cuando nos pase como a mi amigo, que su novia es mejor corredora que él.

Veamos en ella, a todas las mujeres que corren. Piensen por que mejoran su desempeño tan rápido. Yo les tengo la respuesta. Porque no hay un ser humano con mayor determinación y compromiso que, la mujer.

No dejemos de admirar su entrega, no dejemos de cuidarlas y permitamos como hombres o más bien como caballeros, que nos sigan aportando y demandando más de nosotros con su desempeño.

Subscríbete a nuestro Newsletter