Correr está de moda (y es bueno para la salud)

Es barato, beneficioso y crea verdadera adicción. ¿Qué tiene el footing para tener tantos seguidores?
 
Correr es, podríamos decir, el deporte más antiguo del mundo. Y barato. Pero en los últimos años se está convirtiendo en una práctica muy habitual entre cada vez más gente, incluso entre quien menos te esperarías. Si miras a tu alrededor, es posible que notes cómo esta corriente corredora llega a tus amigos menos deportistas, que se apuntan a carreras populares y maratones como si tal cosa. Sí, correr está de moda.
 
Las celebrities llevan años correteando por los parques, algunas parecen verdaderas profesionales, hasta el punto de que se atreven con la Maratón de Londres como los mismísimos Will y Kate. Y los parques, zonas verdes y acerase llenan de cada vez más personas trotando con más o menos pericia.

¿Qué tiene de bueno correr?

Por todos son conocidos los beneficios del footing: mejora la frecuencia cardiovascular (bajan las pulsaciones y el tiempo de recupeación), se fortalecen y tonifican las piernas, se previenen enfermedades coronarias, puede ayudar a combatir el sobrepeso... Pero, además, también actúa directamente sobre nuestro bienestar mental.
 
Tal y como nos explica Miguel Rojo, entrenador personal en Entrena en grupo, "este entrenamiento influye en los procesos fisiológicos y nos hace generar más endorfinas por lo que es normal que durante y después de la práctica te sientas más contento y de mejor humor.
 
¿Por eso 'engancha' tanto?
Rojo encuentra una razón en este afición que siente la gente por correr. Y está en la superación. "Cuando ves que lo haces bien y que tu condición física va mejorando, quieres más. Es una cuestión de superación, de alcanzar metas y superarlas", nos cuenta.
 
Bárbara Díaz, profesora de Bachillerato de 31 años y corredora no profesional corrobora las palabras de este entrenador: "Siento que he cumplido objetivos (sobre todo cuando la carrera es buena) y me siento más relajada y contenta. Por qué no decirlo, ¡también me siento más guapa!", confiesa. Además, afirma que cuando no sale a correr un día se siente algo frustrada y luego su subconsciente no se lo perdona. Su media general son dos o tres veces por semana aunque ha llegado a hacerlo a diario.
 
Sin embargo el footing tiene muchos desertores...
Siempre existe el caso de aquel que, sin apenas haber hecho ejercicio en su vida, se planta en el parque a intentar correr durante una hora y a los 10 minutos vuelve a casa desanimado y sin ganas de volver a intentarlo jamás. "Hay que plantearse objetivos alcanzables", añade Miguel Rojo. "Es importante entrenar de manera adecuada según las necesidades de cada uno para no abandonar a la primera. De ahí la necesidad de elaborar un plan personalizado (según se quiera perder peso, tonificar, recuperar la forma física...) que a lo mejor no implica simplemente correr durante media hora. Se puede comenzar solo caminando o haciendo variaciones de tiempo y estirando, volviendo a empezar... Y es que no es lo mismo querer adelgazar un poco que preparar una maratón", remata este entrenador.
 
En este aspecto, Melisa Rebollo Conde, Supervisora de la Unidad de Fisioterapia del Hospital del Tajo, también cree que los principiantes tienen que empezar a correr con muchísimo cuidado para evitar lesiones. "Es un ejercicio físico muy completo pero la gente que no está muy entrenada debe trabajar correctamente todos los grupos musculares para que las articulaciones y la espalda no sufran", dice.
 
Entonces ¿no todo el mundo puede correr?
A pesar de lo barato y asequible que es (no hay más que tener unas zapatillas adecuadas y un parque cerca), el footing no es el deporte ideal del 100% de la población. "Hay gente que no lo puede practicar. Por ejemplo, aquellos que tengan determinadas cardiopatías o lesiones en las articulaciones; es un impacto que puede perjudicarles y mucho", añade Miguel Rojo, que también señala la necesidad de que un profesional haga una evaluación previa de cada caso y determinar si conviene o no correr, cuándo, cuánto, cómo...
 
¿Qué peligros tiene el footing?
Melisa Rebollo se muestra un tanto escéptica con los beneficios de este deporte especialmente para la gente que no está muy en forma. "Aquellos que ya están habituados a correr no se exponen tanto a las lesiones como los que no. Pero a los novatos y gente mayor les recomendaría otro tipo de ejercicios también muy completos pero menos agresivos como la elíptica o la natación".
 
Esta fisioterapeuta también nos habla de los daños comunes que sufren los corredores: los tobillos y rodillas, cuyos cartílagos se pueden ver perjudicados a causa de los impactos de la carrera. Además, la espalda puede sufrir sobrecargas musculares si no se tiene una buena masa abdominal y dorsal que la sostenga.
 
¿Qué podemos hacer para que correr sea lo más seguro y saludable posible?
Para Miguel Rojo, como ya hemos señalado antes, el tener unos objetivos claros y un programa razonable adaptado a cada persona es esencial. Y no excederse con el esfuerzo realizado corriendo demasiado tiempo o a gran intensidad: así surgen también las deserciones.
 
Rebollo también señala la importancia de escoger un buen calzado que se adapte a cada tipo de pie (aquello de 'pronador o supinador' no es ninguna tontería) así como un terreno que minimice el impacto. El césped o la tierra serían los más adecuados porque son más blandos.
 
 

Subscríbete a nuestro Newsletter