Pistorius, piensa en el suicidio como su última opción, gracias a su “trastorno”.

Por SDC.-

Su obvia “obsesión” por la seguridad, le arrebato la vida a su pareja el 14 de febrero del año pasado; Tras siendo el mismo atleta quien le proporciono 4 disparos mortales, pensando este que la joven era un intruso.

El joven atleta Oscar Pistorius, de descendencia Africana, se enfrenta a 25 años de cárcel por el asesinato premeditado de su pareja la modelo también de descendencia Africana ReevaSteenkamp.

Se dice que el joven Pistorius sufre de problemas de depresión y mentales, lo cual ha  sido desmentido, gracias a los estudios y evaluaciones que ha este se les ha practicado.

Oscar de tan solo 27 años de edad, tiene la justicia encima, ya que aunque su versión de la historia siempre es la misma, la evidencia muestra lo contrario, que la joven murió en posición defensiva, ya que esta recibió el tiro en la cabeza cubriéndose la cara con las manos, lo cual no concuerda con la versión de Pistorius, el que alega que vio un reflejo de una persona en el área de lavado de la casa y disparo hacia la puerta la cual estaba cerrada.

El representante legal de Pistorius ,Peet Van Zyl, dice que esta pareja era una pareja ejemplar, y que el atleta vivía con miedo a ser atacado, por eso siempre estaba armado y alerta, gracias a otros incidentes ya pasados.

El atleta siempre mostraba medidas de precaución en todos los lugares que visitaba, ya que está demostrado que Sudáfrica es uno de los países con mayor índices criminales, y que la mayor parte de sus habitantes posee un arma de fuego para protección propia.

El juicio fue aplazado 6 semanas, ya que el juez del caso indico que Pistorius necesitaba exámenes psiquiátricos para confirmar sus posibles trastornos, pero los psicólogos y psiquiatras llegaron a la conclusión de que “Pistorius no tenía ningún problema mental cuando le disparo a su novia”, luego se aplaza dos meses más, para llevarse a cabo del 3 al 20 de marzo del año 2014, le llegan los días finales ya que posiblemente sea condenado a 25 años de cárcel.

Al atleta también se le retiro el pasaporte y las armas de fuego que este poseía; El atleta también fue acusado de tomar clases de actuación para que pareciese real el dolor durante el interrogatorio, pero el abogado y la portavoz de la familia de Oscar dice “negamos que nuestro cliente haya tomado clases de interpretación o cualquier otra forma de entrenamiento emocional”.

La exnovia de Pistorius, Taylor confirma lo que muchos dicen, que el atleta es una persona egoísta, agresiva, celoso, paranoico, etc, tras vivir varias escenas junto a él donde se este se despertaba en las madrugadas asustado pensando que había alguien en la casa, u otros altercados donde el joven y unos amigos fueron detenidos por unos policías por ir en exceso de velocidad en el 2004, estos fueron trasladados a la comisaria, luego de salir de allí decidieron dispararle a un semáforo, ya que estaban molestos.

“Dispare por accidente no tenía intención de matar a nadie” explica el atleta al juez, pero el juez dice que su testimonio es “poco creíble”, ya que el atleta asegura haberle dicho a la novia que llamara a la policía, como este no pudo tomar en cuenta cuando esta se levanto de la cama, o esperar una respuesta cuando le pidió que llamara  a la policía, o verificar si estaba a su lado cuando le hablo, también dijo que este le grito al ladrón que saliera de la casa, peo sin esperar respuesta, disparo, por miedo a ser atacado.

Según dice Pistorius, cuando volvió  a la habitación se dio cuenta de que la joven no estaba en la cama y salió al balcón a pedir ayuda, sin embargo el balcón estaba tapado por objetos que no le hubiesen permitido salir al mismo, pero Pistorius se defiende diciendo “la policía movió esos artículos para inculparme”.

Mientras que el atleta se declara inocente de los cuatro cargos que se le imputan, los vecinos cuentan lo que escucharon paso esa noche,“la pareja comenzó una pelea a las dos de la madrugada” y Reeva quiso irse de la casa, se puso ropa, pero con miedo se encerró en el baño donde Pistorius le disparo “accidentalmente”, pensando que era un intruso, mas sin embargo uno de los vecinos Johan Stipps , el cual vive a 72 metros de la residencia de Pistorius, dice se despertó cuando escucho los fuertes ruidos que resultaron ser disparos, dice que llamo a la seguridad del lugar y esta no respondió, el tomo la iniciativa y cruzo a auxiliar al joven, cuando entro a la residencia vio a la joven extendida en el suelo de la escalera y al atleta dándole respiración boca a boca para resucitarla, pero los disparos fueron de muerte.

Pero la familia de Reeva no se queda de brazos cruzados y le imputa una demanda de 220,000 euros por daños morales y perdidas económicas que les ha dejado la muerte de su hija, ya que la joven mantenía a su familia enviándole dinero, “no tenemos opción” dijo la madre.

Pero ya sea cual sea el veredicto, que dictará una juez que había ejercido de periodista de sucesos, el juicio de Pistorius es ya un caso de perdedores.

Subscríbete a nuestro Newsletter